miércoles, 17 de junio de 2009

Cuando llega el verano...

Los días de verano ya han llegado y con ellos nuestra vida ha cambiado. Cuando mi estupendo y maravilloso marido viene a casa al finalizar su jornada laboral yo le espero en la terraza con un suculento banquete que dura menos que canta un gallo del hambre que tenemos los dos. Después el bebé comienza a dar pataditas indicándonos que quiere movimiento y salimos a caminar por el paseo con una suave brisa marinera.



Al volver a casa echamos un último vistazo a la playa y la luna nos deleita con una imagen preciosa saliendo del mar por el cabo de San Antonio en Denia.


No hay comentarios: