jueves, 2 de abril de 2009

Calles, pasacalles y bunyols

Si hay algo que caracteriza las fallas es que es una fiesta de calle donde cualquier persona que pertenezca a una comisión, vecino de la ciudad o simplemente turista puede gozar de la fiesta y sentirse uno más atrapado entre el clamor de la gente, el ruido de las mascletàs, o inmerso bajos un manto de fuegos artificiales...

Valencia llena sus calles del aroma inconfundible de los buñuelos de calabaza, un dulce muy típico en estas fechas que nadie puede resistirse a probar estos días.



Grandes avenidas quedan cerradas al tráfico, y hoy donde siempre hay coches y polución sólo vemos tenderetes y gentes...


Muchas calles se iluminan con cientos de miles de bombillas que brillan en la noche como si el día no se acabara nunca...








Vecinos, turistas, falleras pasean por las calles admirando estos impresionantes escenarios.


A lo largo de las calles se agolpan fallas y puestos de bunyols. A un lado esta escena...


... al otro más de lo mismo.


Y por su puesto no podían faltan los pasacalles... las falleritas tan admiradas por sus bellos trajes



No hay comentarios: