domingo, 4 de enero de 2009

En La Palma

El primer día que estuvimos en La Palma fue bastante malo a causa de un temporal que dejó la isla cerrada tanto marítima como aéreamente Es más nuestro vuelo fue uno de los últimos que llegó. Por eso la playa y el puerto de Tazacorte amanecía así de feo.



Pero no desaprovechamos la oportunidad de darnos una vuelta y ver cómo corría el barranco de Las Angustias, aunque hacía un poco de frío.




Había mucha gente entre ellos extranjeros recogiendo estos leños. Son los desperdicios que trajo el barranco desde arriba las montañas, es madera de tea.


Hay que decir, para el que no lo sepa, que el barranco de Las Angustias es famoso por ser el que baja directamente de la Caldera de Taburiente, por donde pasa el único río de toda Canarias. Cuando llueve mucho en el interior hay que tener cuidado porque se lo lleva todo por delante con una fuerza descomunal. Entre curiosidades macabras está la historia (real) de una pareja de alemanes que haciendo una excursión a la Caldera les sorprendió la lluvia y el barranco se los llevó como muñecos, apareciendo sus restos aquí mismo en la playa.

Como aquí también hay gente muy particular pues los hay que hacen casas donde les da la gana, como esta casa cuya familia vive justo en la desembocadura del barranco (y respondiendo a la pregunta de muchos: "Sí, ahí viven").

Ese día debieron recoger mucha leña de la playa pues nos deleitaron con un aroma a madera de tea quemada que era estupenda.



Subimos un poco más hacia la Caldera para ver mejor esta inusual estampa del barranco. Esta es una vista hacia la playa ( el edificio blanco que se ve es una pequeña iglesia)

Y esta es la vista hacia la Caldera de Taburiente que al estar cubierta por nubes y niebla no se ven los espectaculares picos.


Algo muy bonito de esta zona son la cantidad de bancales con plataneros que hay. Aunque en este viaje no pude degustar los sabrosos y auténticos plátanos canarios... no será porque no habían...

No hay comentarios: