jueves, 23 de octubre de 2008

Domingo de sol

El domingo hizo un día muy soleado aunque algo fresquito y es que se nota que estamos en otoño. Paseamos un rato por el pueblo y nos sentamos a leer enfrente de casa,

en un muro que da al prado. Es un lugar precioso pues ves todo el valle, los pueblitos que están al fondo y alguna que otra vaquita.



Al mediodía, el hambre ya apretaba y decidimos darnos unos suculentos manjares.

De primero esta preciosa ensalada:

Y de segundo CANELONES:

Qué ricos y jugositos....

Y como hice de más, preparé en otra fuente unos pocos para comerlos al día siguiente

Mira que apañaos somos.



2 comentarios:

César dijo...

Mándame esos canelones para aquí!...Certificados llegan en un par de días

Hatsue dijo...

Je je, cuando vengas a vernos, si te portas bien te haré una fuente para ti solito.