domingo, 15 de junio de 2008

Grand Canyon al atardecer

... Al atardecer...


Estas fotos las hice el último día de nuestra estancia en este maravilloso paraje.


Las fotos no muestran más que una pequeña parte de lo que es aquel lugar. La grandiosidad de formar parte de ese espectáculo te deja sin palabras...




Mirar hacia las profundidades del cañón y ver como todo está cubierto por una inmensa sombra... y te preguntas cómo será estar allá abajo... que animalillos habitaran estas tierras que ahora ya a oscuras tendrán que buscar donde refugiarse...


... te preguntas cómo vivieron los indios anasazi allá abajo, qué grutas, qué senderos recorrerían... imaginárselos en sus guaridas precarias sentados delante del fuego o contemplando desde la intemperie un sinfín de estrellas....

La luz del atardecer es mágica.

A las rocas más altas le da un toque anaranjado, fuerte, vivo...

...en cambio, a medida que el sol baja y la sombra va comiéndose el terreno le confiere una luz medio grisácea azulada que roza la fantasía... Todo se convierte en oscuridad profunda hasta no poder distinguir la incesante línea del río, ni las rocas, ni el cóndor volando



Un panorama que dura unos espectantes minutos ... y una silenciosa eternidad.

Allá abajo se ve el Colorado que desaperece entre las sombras... pero no en las de mi recuerdo.


El sol apaga su luz concluyendo su trabajo, nosotros dejamos este lugar...

¿volveremos algún día?



Próximo capítulo: Cosas curiosas del viaje

No hay comentarios: