sábado, 28 de junio de 2008

De camino a Utah

Dejando atrás Hoover y Las Vegas, nos embarcamos rumbo a Zion Park. Unos 274 km de carretera nos separaban de nuestro destino y lo más esperado: conducir por una de esas largas y rectas autopistas americanas.

En color naranja marco toda la ruta que hicimos en total, desde Las Vegas hasta Phoenix, las flechas negras indican los tramos que recorrimos cada día. Los cuadrados son los lugares visitados.

Es tanto el espacio que sobra en la mediana entre las calzadas que a veces no ves al que viene por el otro sentido, ¡qué gusto! Además la gente respeta mucho el límite de velocidad.


Interstate Highway 15 North.

La carretra era larga, larga... atravesamos el desierto... eterno pero a la vez intenso. Disfrutando lo desconocido.

El paisaje va cambiando y aparecen las primeras montañas que nos indican algo nuevo.

y... es que estamos entrando en el estado de



donde nos quedaríamos dos noches en la pequeña ciudad de Hurricane.

Una ciudad tranquila, dispersa...

...muy dispersa, donde para ir a cualquier sitio si no coges el car no haces nada. ¡Cómo cuesta cruzar tan solo una manzana!

Warning!! Aquí no se andan con tonterias...



Curiosidades:



Nos alojamos en un típico motel americano. De dos plantas, allí todo es así, (ocupando todo el sitio que pueden porque pueden), con carteles luminosos que te indican: lo siento no pares aquí que ya no queda nada para ti.



De camino al parque pasamos por Rockville, un minúsculo pueblito muy bien arreglado, con unas casitas preciosas, de las que no tengo fotos (pues cuando vas a sacar la cámara ya has pasado el pueblo) pero digno de mención. Cuando fui a reservar por internet, escribí a un B&B para alojarnos es ese pueblo. La señora muy amablemente me contestó que ninguna de sus 6 habitaciones estaba libre (yo ya me lo imaginaba pero había que intentarlo) porque era fiesta en el pueblo. Cuando pasamos por allí en coche y lo vi todo de banderas made in USA me imaginé el motivo.



De hecho allá por donde vayas está igual, en el camino a un cementerio, en casas, en cualquier lado te plantan una bandera. Qué orgullosos deben estar de su país.

Una recreación del FAR WEST



Utah es conocida por ser la tierra de los Mormones. En el ambiente se nota una cierta tranquilidad y hospitalidad, mezclada con un conservadurismo y..... muchos crios en todas partes. Es bien sabido que en todos los hoteles tienes la Biblia en la mesita de noche, aquí, además su libro mormónico.





Próximo capítulo: Zion Park 1ª Parte

No hay comentarios: