viernes, 20 de junio de 2008

Antelope Canyon vuelta

En el post anterior nos habíamos quedado en la salida del extremo opuesto a la entrada. El lugar es parecido: un cauce y desierto



Aunque la forma de este cauce no está tan marcada como por el que vinimos.

















Entramos de nuevo al pasadizo para volver a recorrerlo ( en realidad no hay más remedio hay que salir por el mismo sitio)

Es un desfiladero de unos 200 metros de largo enclavado en una meseta de sandstone, una arenisca roja muy frecuente en esta región



Hay lugares realmente estrechos





Un detalle de la roca

Esta imagen de la arena cayendo sinuosamente es preciosa





Fue una joven navaja quien en 1931 descubrió este sorprendente lugar



La pared esculpida sigue la ondeante dirección del viento





Un pasadizo estrecho y muy divertido para los niños...



.... aunque también puede ser mortal, eso es lo que tiene las cosas bellas

Antelope Canyon debe su nombre precisamente a estos animalillos, los antílopes que solían habitar este cañón.



Este desfiladero alcanza una altura de 40 metros en algunos puntos



La luz que entra le confiere una imagen espectacular



El juego de luces y sombras es realmente magnífico



La luz del fondo da paso a la salida







Y ahora sí nos despedimos con pena de este lugar tan mágico.



Si no hubiese sido por papi que nos habló de este lugar habría pasado desapercibido...



Y si a alguien le queda la curiosidad de saber cómo se ve por fuera esta abertura en medio de la meseta aquí os dejo esta fotito visto desde arriba (la saqué de internet, obviamente no se puede subir)...



Próximo capítulo: Lake Powell


No hay comentarios: