viernes, 20 de junio de 2008

Antelope canyon ida

Antelope canyon, pertenece a la gestión interna de parques de los indios navajos y sólo puede visitarse acompañado de un guía. La singularidad de este lugar es que es un slot canyon un cañón estrecho que ha ido horadando esta fina apertura debido a la fuerza del agua a través del tiempo.

Se llega hasta aquí con un vehículo todoterreno como el de la foto, a través de un cauce de arenas y dunas, donde los turistas van dando saltos a la vez que desafían la velocidad del piloto, y tras varios kilómetros se llega aparentemente a un callejón sin salida, lo que parece pues se abre ante nosotros una fina apertura en la roca como si algún ser divino la hubiera seccionado.

Es una abertura en vertical que separa la roca en dos, a duras penas se llega a ver pues ese corte tiene un metro escaso visto desde fuera. Después de un rato atravesando ese seco cauce del río, aparece la entrada a este fabuloso rincón oculto.

Una vez dentro quedas prendado por la maravillosa creación de la naturaleza.


El juego de luces y sombras crean una atmósfera única




La luz entra por la abertura de arriba ésto hace que sólo tenga interés en ser visitada de las 11 a las 15h pasada este horario no merece la pena pues el juego de luz y sombra es lo que realza esta maravilla. Así que aquí podemos tomarnos un descanso y no madrugar, que no fue nuestro caso pues el viajero empedernido ha de aprovechar cada segundo en tierras lejanas.




En los dos extremos la abertura es más o menos ancha...







La arena es fina, suave y de color rosa asalmonado tal como sale en esta foto.

Estos entrantes y salientes de las rocas tienen unas formas espectaculares que maravillan a cada paso



... pero conforme nos adentramos las paredes van acercándose peligrosamente


Las paredes están pulidas gracias a la acción del viento, el agua y la arena




Las ondulaciones producidas por la erosión son asombrosamente espectaculares


Es increible encontrarse algo tan hermoso en un paraje tan extraño como este.

La arena del desierto va cayendo por arriba es como una fina lluvia de arena que crea poco a poco unas fantásticas formas esculpidas en la roca

Este lugar se popularizó cuando en agosto de 1997, once turistas que se paseaban alegremente por aquí les alcanzó una flash flood, todos murieron menos el guía. Estas lluvias torrenciales que azotan la región, de forma imprevisible y en cuestión de minutos pueden llegar a inundar este estrecho cañón. Una de las razones por lo que la visita es acompañada se debe a estos flash flood, hoy cuando se produce una de estas lluvias el servicio de emergencia comunica con el Visitor Center y da alarma a los guías que estén en el interior para que abandonen el lugar. No hay que confiarse pues mientras te encuentras en un día soleado a varios kilómetros puede estar cayendo una de estas peligrosas lluvias.
La arena depositada en la superficie de la roca



Un detalle de la abertura superior



A cada paso no dejas de admirar la belleza del sol entrando y dando color a estas magníficas rocas.


Miles de formas se agolpan en este pequeño cañón


Esto es en la salida del extremo opuesto a la entrada, se aprecia que es más estrecha que la otra.

En la salida opuesta.

Y esta foto está hecha desde afuera, uno de nuestros compañeros de grupo nos la hizo. Eramos pocos, bueno básicamente los que caben en el todoterreno, todos ellos eran americanos menos nosotros. Pero dentro del cañón había otros grupos de japoneses, algún francés, varios alemanes pero sobretodo americanos.



Próximo capítulo: Antelope Canyon vuelta.

1 comentario:

Anonymous dijo...

Tenías razón este lugar es impactante. Me ha gustado mucho tu blog.