sábado, 29 de marzo de 2008

Costa Teguise

Despúes de unos días duros de trabajo, de repente y sin previo aviso allí nos encontrábamos: en una de las islas Afortunadas. Como si de un sueño se tratase pasamos de estar esa misma mañana en la oficina ultimando algunas cosillas a estar a mediodía disfrutando del calor, el sol y las playas doradas lanzaroteñas.

Nada mas llegar cambiamos nuestras pesadas ropas invernales por pantalones cortos y a caminar por los alrededores a investigar lo que sería nuestro punto de partida de las excursiones: Costa Teguise.

La verdad es que era una gozada salir a la terraza de la habitación, ver la playita, escuchar el sonido del mar y toda la tranquilidad de no tener carretera. El lugar era muy tranquilo y el hotel bastante bueno.
En el mapa marco la ubicación del Hotel, un buen lugar desde dónde partir, aunque la isla es tan pequeña que desde cualquier lugar las distancias no se hacen muy largas.

Costa Teguise es una zona no tan masificada como otros puntos de la isla pero con evidente dedicación al turismo sobre todo al extranjero, es raro ver menús o carteles en castellano. Encuentras todos los servicios que el visitante necesita, a diferencia del resto de los pueblitos del interior que no se dedican a la acogida de personal foráneo. Aún así no te sientes dentro de una mole de hormigón porque excepto nuestro hotel y otros dos más aislados que tienen 6 plantas los demás son casitas de una o dos plantas con mucho jardín (abundan los aparthoteles). Hay varios shopping center, donde se encuentran todos los restaurantes, pubs... así lo tienes todo a mano y de un vistazo eliges lo que te interesa.
Y lo mejor un maravilloso paseo por la orilla del mar en el que cada noche podías respirar la brisa marina mientras contemplabas las estrellas y la luna llena.
Mañana más.
Besitos a tod@s

No hay comentarios: